viernes, setiembre 17, 2010









nueva monarquía








"... hace tiempo que los hombres dejaron de ser perros para convertirse en príncipes".



Jéssica Tapia, periodista peruana. 2010.










miércoles, setiembre 15, 2010










cine trash metal glam









ella sueña que despierta cada mañana para buscar tras su sombra el radiante amarillo que alguna vez tuvo entre sus manos
en lugar de ello busca otro amor
al medio día lo besa
lo estrecha toda la tarde
y al anochecer se va
a tratar de concebir el sueño
en el trance mira su itinerario y un mapa que saca de su bolso
lo mira y recuerda el amor que él le debe a la mujer
hace reír a su tristeza
una diminuta ostra le pinta los labios y así corta los hilos que la sangran
ella sabe de cosmética
pero busca el oro de su vientre afuera de las indias
encuentra una hebra de cabello de él para tejerlo y dar forma al ave que guardará su nombre en la ilusión de los instantes


















los demás tiempos le dicen algo que ella no reconoce ni sintoniza
te perdono porque soy tu madre y no eva
las palabras se las lleva el ecran holográfico
la luz del proyector se posa en una humareda de fantasmas
ella entra en escena
hace bien lo que debe hacer
ir a la raíz de la escena


















alguien se pierde con el ruido detrás de cámaras
donde percibo un aroma lácteo como de campos de maíz en una piel de novicia
la sola humedad empaña la porcelana de mi casa
como el dulce vaho de un ángelus en una mañana de verano


















ella le ríe a las cámaras mientras éstas se mueven inteligentemente
ahora se dispone a cantar
lee un papel que recoge del piso
es una canción que escribí en una noche de putas
sobre la agonía de una cuerda al cabalgar al viento
ella lo lee pero su mirada se pierde en una niebla de acordes al abrirse paso.







Trujillo, 1996.








viernes, setiembre 10, 2010










hermana afrodita









las manos de la anciana se posan en los hombros del niño
procuran no desvanecer el paisaje bajo contemplación
sin derramar luz
no te vayas abuela, hace mucho frío
se apagará la luz de la vela
no importa..., la encendemos luego, no te vayas...
la llama sobre la mesa permanece imperturbable
tan frágil, tan frágil reflejo
la puerta del jardín habla del universo al interior de las casas
vestigios de la vida detrás de las puertas se extinguen
cuando despertamos
una delgada libélula cruza el escenario atraída por la luz de la vela y chamusca sus alas
el niño percibe atónito la caída de un ángel desarticulado

















la mujer anciana mira con ternura el sueño de viajar por el sendero que conduce al crepúsculo del amanecer
felizmente al regresar encontrará la puerta abierta
asumir el sueño de un dios adolescente es como el vertiginoso encuentro de un alma con su cuerpo dormido en una recámara
los primeros rayos de luz perturban mis iris dilatados
la mirada es mi totalidad, y no este cuerpo divisible
soy el paisaje y ese árbol en otoño quizá sea la sombra de mi padre
esa niña jugando a hacer muñecas de papel quizá sea un sentimiento mío extraviado a punto de partir
este momento en el río
una idea que no pudo expresarse

















el paisaje nos habla de nosotros mismos
una cúpula transparente divide el entierro de malignas edificaciones marmóreas
ya sin esa luminosidad cruel de ciudades que deslumbra y borra las configuraciones del cielo.





____________________________________





(*) Texto de 1988. Estas escrituras intentaron ser textos narrativos, lo recuerdo. En esa época me parecían malísimos y por eso nunca más volví a leerlos hasta ahora. Ahora me parecen bonísimos, y por eso he tenido la sensación de que el tiempo no pasa (¿en vano?). Recuerdo que en aquel entonces ya había leído a El loco y El profeta de Khalil Gibran, La metamorfosis de Kafka y la selva oscura y el infierno de la Divina Comedia. Actualmente hice unas correcciones que no alteran la sintaxis, el contenido ni el ritmo originales, pero sí facilitan la lectura.











jueves, setiembre 09, 2010









splendor solis f.m.*








Al principio, el siguiente ensayo, se originó a partir de una idea que circula en el aire; a partir de aquella idea que podemos leer en el espacio y permanece imperturbable al paso del tiempo en su forma primigenia. Sin embargo, la interpretación de Ello es tan solo una parcela de las posibilidades. Aperturar un portal hacia un conocimiento asumido en el centro de toda existencia humana, sometido a la ilusión del olvido, es el anhelo de todas las generaciones que se suceden. Atravesar un grado en la escala de la evolución, es un trabajo que implica un sacrificio, una entrega, una ofrenda que en realidad no tiene tiempo. No basta una vida ni algunas para ejecutar una sinfonía, demanda el estudio de toda una vida y muchas muertes. Mi fuente original de información es la observación. La contemplación de las imágenes se va generando en mi desplazamiento consciencial. Significan: debo comenzar.





_______________________________________






(*) Texto de 1993. El ensayo completo fue sobre Fenomenología del sonido. Lo publicaré más adelante, cuando pueda complementarlo con nuevas ideas e información. Este texto lo escribí en 1993, cuando acabé el colegio. Quería estudiar algo que me permitiese explorar la música a nivel teórico. No hubo ni hay una facultad especializada en Trujillo, pero seguro la habrá. En ese año desarrollé el texto basándome en lo que a priori pensaba era el sonido (que tiempo después, estudiando en la Universidad, presenté formalmente en un curso de Tesis). Era pleno auge del gobierno de Fujimori: el Ministerio de Educación comenzó a hacer experimentos extraños. En los colegios aparecieron cursos con nombres raros como "comunicación integral", que suenan a una especie de comunicación baja en calorías pero rica en adjetivos. En instancias de los niveles secundario y superior se hicieron currículas al antojo con el fin de producir gente que pudiera sostener y justificar los intereses del régimen en tránsito, es decir, gente sin capacidad crítica, intencionalmente entorpecida. En 1999 me di cuenta que me resultaría difícil, además costoso, terminar una tesis sobre Fenomenología del sonido. No encontré un asesor, un especialista en el tema. El proyecto quedó en stand by hasta ahora; en su lugar desarrollé una tesis sobre una propiciada comunidad del conocimiento en un área urbano-rural, en esa época marginal. El año pasado me enteré que desde el 2008 existe un laboratorio de experimentación de sonido en la Universidad Católica y utilizan a músicos peruanos en experimentos científicos.









miércoles, setiembre 08, 2010










hermafrodita*









un aura incendiada se desplaza lentamente a lo largo del corredor, en cuyo fondo un portón de madera labrada deja entrever la sombra del anochecer en el jardín
una mujer anciana pone sobre la mesa un candelabro dorado
la llama de la vela proyecta su sombra sobre casi toda la recámara
un niño le dice abuela, no tenemos más luz
ella responde a donde vamos no la necesitaremos
el niño es ahora un joven y observa un claro de agua en el firmamento
el viento arrulla los campos de trigo y las copas de los alces
la música del instante es una conjunción de pétalos y alas de mariposas acomodándose antes de recibir la noche en la ventana
el aire huele a vid, jazmín, pinares y almendros en flor, es una gran fiesta
las paredes blancas recién pintadas de la rústica casona provinciana reflejan la luz de la luna y las estrellas
por eso puedo ver bien el escenario
de adobe, madera y caña
ángeles con trajes lilas amoratados le cuentan chistes sobre metafóricas estrellas fugaces
ratones dientes de sable maúllan a la cárdena luna que luce un lunar en plena sonrisa
platillos voladores llenos de frutas exóticas con sabor a predadores brutales son el primer ofertorio
el firmamento y el vestido de la abuela eran un punto lejano en ningún lugar del horizonte
el joven que ahora es un anciano asume su voz para comenzar el ritual
los cuatro puntos cardinales son tres
norte y sur,
dice de pronto, despierta y respira...




_________________________________________



(*) Trujillo, 1988. Texto transcrito originalmente escrito a mano.






martes, setiembre 07, 2010









reliquias








Hace unos días encontré un archivo de textos míos, escritos a mano cuando tendría entre doce y diecisiete años, es decir, entre 1988 y 1993, que son ahora para mí reliquias de un tiempo sensacional que creí haber olvidado. Este reencuentro con una parte de mí me hizo pensar en un relato del Borges, Tlön, Ukbar, Obis Tertius, en la parte en que una especie humana diferente a nosotros encuentra una rueda en el subsuelo de su mundo y eso produce que estos seres se cuestionen las leyes de su universo. Estaré publicando fragmentos en los próximos días...

















... antes de regresar a mi vida pedestre plena de trabajo, agradezco las visitas que han completado casi la cifra de veintidosmil (como la población de una comarca o ciudad pequeña), eso me anima a decir las cosas que pienso y dedicarme por completo al trabajo del poeta, que es investigar, producir y disfrutar.

Disfrutar es también filosofar. Por eso, César dixit:

La costa peruana no es ningún mercado de las letras. La costa peruana no debe ser objetivo de movimientos o exhibiciones de talento literario hoy, pues en ellos predomina ese mismo afán de reconocimiento que ya existía cuando decidí escribir mi poesía, que sólo significa una pérdida de tiempo para los participantes, en especial para el auditorio. Los siempre "nuevos" o "jóvenes", cometen los mismos errores que comenzaron a cometer los entusiastas después del movimiento Hora Zero, que son errores de carácter epistemológico y se produjeron por el excesivo individualismo que devino de semejante ruptura, en pleno auge de la depredación humana. Es decir, los siempre "nuevos" o "jóvenes" creen saberlo todo y sienten tocar the top of the world cuando graznan... mientras el corazón del país se les cae a pedazos. Los eventos artísticos y literarios no deben ser ningún escaparate o una circunstancia para que los entusiastas puedan soltar sus gasesitos y regodearse con los exóticos olores y sensaciones que ellos refieren. Por eso la voluntad inicial debe acompañarse obligatoriamente por el pensamiento formal en su más exigente nivel.

















Cuando apareció Los nombres del agua, mi primer libro, en el 2005, la difusión fue masiva, pero no en la costa, sino en las bibliotecas de los colegios más alejados y pauperizados de la sierra liberteña. Aunque lo presenté en Trujillo, Lima y Cajamarca, en los principales centros culturales del país, me aseguré de que llegara principalmente a los lugares "ajenos" de la sierra.


















El auspicio fue de la Municipalidad Provincial de Trujillo, es decir, significó un gran avance porque en contadas ocasiones el Municipio auspicia un libro de poesía a un escritor local y lo distribuye entre los jóvenes de la periferia. Aquella obra fue durante la última gestión de José Murgia Zannier en la alcaldía, actualmente Presidente de la Región La Libertad.


















El objetivo principal del artista peruano, pienso, debe ser llegar a la gente del ande. Arguedas al morir postergó el fin de su obra, que era al mismo tiempo un sueño milenario, el de llevar los avances epistemológicos logrados hasta hoy por la humanidad en oriente y occidente a quienes siempre tuvieron el derecho de recibirlos. El poeta debe ser el agente, su cuerpo el instrumento. Ceremonia. Ofertorio. Celebración. Patrimonio de la nación.