jueves, febrero 05, 2009









madguy (con el diablo en el cuerpo)








David Novoa es un poeta indefinible, incategorizable, por momentos incognoscible (1), loco, amado y odiado por muchos. Es ingenioso, transgresor, apasionado... realmente un poeta, a pesar de que sus detractores (gente sin gracia ni swing) lo han tildado de mediocre, drogadicto, indecente y hasta kitsch.





No sé si a David alguna vez le interesaron los concursos literarios o ser 'el poeta joven del Perú'. Lo mío es hacer poesía, dijo. Ser reconocido, homenajeado, comprendido, pertenecer a algún parnaso, círculo o corriente literaria no es importante. Quizá el culto a la juventud en el Perú es excesivo, ¿no?




Recuerdo ahora un artículo que Oscar Malca publicó a finales de la década de los noventas en la revista Somos. El texto hablaba sobre las manifestaciones de la poesía y el arte en esta parte del norte del país. No recuerdo con exactitud qué decía, pero sí recuerdo que era errático y no correspondía con la realidad que se vivía en ese momento en Truxillo.




Mi conclusión como lector fue que quizá el editor de la revista Somos traspapeló su artículo o confundió sus personajes de ficción con los de la vida real porque expresaba que los poetas y artistas en Trujillo habían perdido su vigor/encanto/ingenio. Me pareció extraño el artículo porque la realidad era otra, más compleja, menos ligera.





Lamentablemente no hay muchos registros de las performances de David. Los únicos referentes que existen de su poesía son El libro de la incertidumbre e Itinerario de un alado sin cielo, poemarios que podemos hallar en las principales bibliotecas públicas desta ciudad. También existen algunas plaquetas (algunas fotocopiadas) que el poeta difundió aleatoriamente en sus recitales. Sin embargo, aquellos ya no expresan su pensamiento, su poesía ulterior.







David es un poeta inusual. Amado y vilipendiado por muchos: David es el Diablo, aunque pocos saben que ese diablo poeta es un amigo leal y solidario.






(1) Alguna vez quise categorizar el trabajo de David, al que consideré parte de la Tradición Oral de la Literatura. David no estuvo de acuerdo. Me dijo categóricamente: 'Yo no oralizo poesía, yo la verbalizo'

1 Comentarios:

Blogger Oscar Pita Grandi dijo...

Me ha parecido reconocer los interiores de mi querido Chasca...

6:54 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal