martes, agosto 23, 2011








liviana







nuestro sol es un sol de luto. su estrella danzaba para él, pero de pronto desapareció en un punto de tiempo. nuestra vida guarda coherencia con ese gran acontecimiento, el tránsito de un sistema solar binario a un sistema solar solitario. el fantasma de la estrella compañera, sin embargo, motiva el camino de nuestro dios sol, ave fénix en el paraíso...